05 de mayo de 2021

Estrategia de ciudadanía digital de Uruguay incorpora mirada desde la discapacidad

Luego de su primera revisión, el documento que pone énfasis en las habilidades necesarias para hacer un ejercicio pleno de la ciudadanía en el entorno digital sumó -en su nueva versión- aportes desde una mirada sobre la discapacidad.

La construcción de ciudadanía digital se encuentra en permanente cambio; por esto, la Estrategia de Ciudadanía Digital para una Sociedad de la Información y el Conocimiento es un documento vivo que necesita interpretación específica e interdisciplinaria por segmento y por contexto social y, por ende, debe ser revisado con cierta frecuencia en cuanto a los acuerdos conceptuales definidos en él.

Esta nueva versión cuenta con el aporte de la Fundación Bensadoun Laurent. Con la incorporación al Grupo de Trabajo de Ciudadanía Digital de esta organización uruguaya que trabaja por la inclusión social y laboral de las personas en situación de discapacidad, se obtuvo una mirada desde la discapacidad y se enriqueció la definición de las perspectivas transversales de abordaje de la ciudadanía digital para América Latina.

Así, se destacó la necesidad de incorporar los conceptos de accesibilidad universal y ajustes razonables a la perspectiva de la inclusión social y también se agregó la categoría de discapacidad como un tipo más de desigualdad, que actúa articuladamente con los derechos vinculados con migración, género, desigualdad económica y educativa.

Sobre la Estrategia de Ciudadanía Digital

Se trata del resultado del trabajo participativo entre organizaciones gubernamentales, internacionales, académicas y de la sociedad civil, y de los comentarios realizados por la ciudadanía a través de una plataforma de consulta pública.

Sus principales acuerdos definidos refieren a las perspectivas transversales para su abordaje en América Latina (Inclusión digital, Capital cultural, Cultura democrática, Participación y Derechos humanos) y a las dimensiones de uso que representan la forma en que las personas utilizan las TIC (“Uso crítico y reflexivo”, “Uso responsable y seguro” y “Uso creativo y participativo”; de igual relevancia y que se retroalimentan mutuamente), con énfasis en las habilidades a desarrollar para hacer un ejercicio pleno de la ciudadanía en el entorno digital.

Trabajar sobre estas habilidades digitales genera las condiciones para que la calidad de vida de la ciudadanía mejore, se potencien las oportunidades brindadas por el entorno digital y se genere un espacio de convivencia y respeto de los derechos humanos en el que todas las personas se encuentren representadas, incluidas y seguras.

VER NUEVA VERSIÓN DEL DOCUMENTO