13 de noviembre de 2019

Diseñando el cambio 2019: jornada de cierre

450 estudiantes y docentes de todo el país presentaron sus proyectos y procesos de cambio en el Centro de Eventos del LATU.

En la jornada de cierre de Diseñando el cambio, 46 equipos -pertenecientes a liceos, escuelas técnicas, escuelas primarias de tiempo completo, CECAP, INISA y centros de jóvenes y adultos de CODICEN- compartieron el trabajo de todo el año, realizaron actividades en equipo y mostraron sus procesos de cambio culminados. Estos proyectos se trabajaron bajo la consigna “Ponele color. Vos podés ser el cambio”, a través de la cual se invitó a explorar el centro educativo, conocer cómo funciona y transformar lo que se crea necesario: ser protagonista del cambio en el centro y/o su entorno inmediato.

Durante todo el año, los equipos trabajaron la colaboración, la creatividad y la convivencia, y se interesaron en los espacios del centro y su entorno, así como en el cuidado ambiental.

Entre las actividades propuestas, los equipos armaron con sus propios cuerpos un cuadro que representase la principal característica de cómo fue su trabajo en equipo. Además, respondieron preguntas sobre diferentes temas de los proyectos y sobre Pensamiento de diseño, y realizaron desafíos con las placas programables micro:bit, donde implementaron las competencias de colaboración y trabajo en equipo.

Las propuestas de la Escuela Técnica Flor de Maroñas (Montevideo), del CECAP de Rivera y de la Escuela 24 de Vichadero (Rivera) fueron elegidas como ganadoras por el jurado, por ser las más potentes y creativas, las que se pueden replicar en otras instituciones y por haber solucionado un problema de gran impacto para el centro y la comunidad.

Diseñando el cambio
Desde 2013, Diseñando el cambio invita a estudiantes y docentes a generar cambios en sus centros educativos a través del Pensamiento de diseño. El proyecto propone detectar necesidades de cambio en los centros y construir estrategias que las atiendan incorporando tecnologías digitales como mediadoras de ese cambio.

Así, resulta en cambios positivos en los espacios educativos (formatos de enseñanza y aprendizaje, comunicación, cuidado ambiental, infraestructura) y en cuanto a empoderamiento y autopercepción en las/os estudiantes acerca de su capacidad de ser agentes de cambio en el mundo.

VER MÁS SOBRE DISEÑANDO EL CAMBIO