Fundamentos didácticos

Las nuevas formas de producir plásticamente, vinculadas a la tecnología, exigen una revisión no solo conceptual al interior  de la disciplina cuyo campo de conocimiento se ha ampliado, sino también en su didáctica y en la propia concepción de lo que hoy es arte; los  docentes no podemos estar omisos ante  estas  transformaciones  de las artes y culturas visuales

Cuando nuestros niños pintan  digitalmente tratan  los colores como si pintaran con pinceles,  sin comprender  que las leyes de mezcla funcionan diferente según sean colores luz, colores de impresión o  colores opacos. La producción artística no es solo placer ni un dejar hacer libremente, la libertad consiste en tener opciones para elegir qué expresar, con qué y como,  y eso  no se aprende solo sino con alguien más competente. En cada forma que se produce  hay conceptos  vinculados a la composición, el color, la materia con que se trabaja, que no se hacen visibles si el maestro no interviene.
 
Con esta propuesta  los niños pueden aprender a usar las paletas de los diferentes programas de  cualquier computadora  para experimentar con los colores luz, aplicarlos conscientemente, descubrir sus propiedades y ser más certeros en su elección. Si bien los destinatarios son los niños,  la presencia del maestro es imprescindible  para orientar las búsquedas, aclarar y ampliar las actividades que se proponen.
 
Generalmente en la fase de  producción digital  se requiere poco del trabajo colaborativo,  pero estaremos generando espacios interactivos al  incursionar en las  otras dos dimensiones de la educación artística  de las que habla E. Eisner, la apreciación y la dimensión crítica.  Formar  en  expresión plástica es  también enseñar a mirar, para analizar y criticar las propias producciones y las de los demás, con respeto y aceptando al otro, sean estos los compañeros, los artistas o los comunicadores. Criticar en arte  significa  entender la obra y sus componentes y opinar con argumentos  que  se sostienen en el saber.
 
En conclusión, las disciplinas artísticas tienen un fuerte contenido expresivo recreativo, pero no les es ajeno el componente racional porque aprender sobre arte es incorporar conceptos. 

Autor: Lellis Díaz