La liebre y la tortuga

Las fábulas pertenecen al folklore narrativo.

Son composiciones breves literarias en las que los personajes casi siempre son animales, plantas u otros objetos que presentan características humanas como el habla, el movimiento, etc; por ejemplo, en El conejo y la tortuga. Estas historias concluyen con una enseñanza o moraleja de carácter instructivo.

La liebre y la tortuga.

Cierta vez, una liebre desafió a una tortuga a correr una carrera, y la tortuga aceptó a condición de que le diera alguna ventaja.

Así comenzó a marchar la tortuga, pero pronto fue alcanzada por la liebre que se burló de ella.

Viendo que le llevaba ventaja, la liebre decidió sentarse a descansar hasta que llegó la tortuga, pasó frente a ella, y siguió avanzando.

Pasado un tiempo, la liebre reinició su carrera, volvió a alcanzar y a sobrepasar a la tortuga; y volvió a sentarse a esperarla.

Así ocurrió dos o tres veces más. La última vez, cuando ya estaban cerca de la meta, la liebre se sentó a esperar, pero se quedó dormida; así que la tortuga llegó, pasó frente a ella, y llegó primero a la meta, ganando la carrera.

MORALEJA

Más vale modestia y perseverancia, que orgullo y descuido.

 

 


 

Mira el video y compáralo con la fábula narrada en el texto anterior.

 

 

Icono de iDevice Reflexiona a partir de la comparación

¿Cuál es el tema central de la fábula?

¿Está clara la moraleja en el video?

¿Qué diferencias encuentras?

Plan Ceibal - Creative Commons: Reconocimiento - No comercial - Compartir bajo la misma licencia