Prevención de quemaduras

Las más frecuentes son las ocasionadas por líquidos calientes. El lugar de mayor riesgo es la cocina. Otros riesgos frecuentes de quemaduras son los generados por el fuego, la electricidad, las planchas calientes y los líquidos inflamables.

Las quemaduras por líquidos calientes se pueden prevenir:

Procurando que los niños no jueguen en la cocina e impidiéndoles la manipulación de ollas, sartenes y cafeteras.

• Poniendo los utensilios de cocina en la estufa con el mango hacia adentro o atrás.

• Evitar cocinar en el suelo.

Las quemaduras por fuego se pueden evitar:

• Guardando encendedores, fósforos y líquidos inflamables en un lugar seguro y fuera del alcance de los niños.

• Enseñando a los niños mayores de siete años a encender fósforos y otros fuegos, señalándoles los riesgos.

• Evitando dejar velas o estufas encendidas cerca de elementos de fácil combustión.

• Dejando el uso de pólvora como diversión para que lo hagan las personas mayores y expertas.

La prevención de quemaduras por efecto de la electricidad, se logra de la siguiente manera:

• Asegurándose el buen funcionamiento de las instalaciones y aparatos eléctricos.

• Protegiendo los "toma-corrientes" al alcance de los niños, colocando muebles al frente de ellos y los que no estén en uso, taparlos con dispositivos especiales o con cinta de aislar.

• Evitar el uso de alargues, en forma permanente.

Plan Ceibal Licencia de Creative Commons- Reconocimiento- No comercial- Compartir bajo misma licencia