Prevención de asfixias

Estos accidentes pueden ser por inmersión, sofocación, encierro, obstrucción de la vía aérea e intoxicación. En general, las asfixias son más frecuentes en niños más pequeños.

Las asfixias por inmersión se pueden prevenir:

• Teniendo especial cuidado con los depósitos de agua como cisternas, piscina, tanques, pozos y ríos.

• Supervisión cuidadosa por un adulto, cuando los niños están cerca de estos riesgos sobre todo con fines de diversión.

• Cubrir con materiales seguros y que no sean movidos por un niño, los pozos, depósitos, cisternas y toneles que sirvan para almacenamiento de agua.

Las asfixias por sofocación se pueden prevenir:

• Evitando dormir en la misma cama con los niños.

• Evitando que el niño juegue con bolsas plásticas.

• Evitando el uso de mantas y almohadones innecesarios en la cama y en la cuna de los niños pequeños.

Las asfixias por encierro se previenen:

• Evitando los juegos en los que los niños se encierran en baúles, armarios sin uso, cuartos pequeños usados como bodegas o despensas.

Para prevenir la asfixia por obstrucción, trate de:

• Evitar los juegos con lazos, cordones, correas u otros materiales que puedan enredarse en el cuello.

• Tener cuidado para evitar que los niños ingieran frutas con semillas grandes, no masticables y duras.

• Enseñarles el peligro que representa introducir semillas y otros objetos pequeños en su nariz o en su boca.

• Dejar de ofrecer a los niños globos desinflados y eliminar inmediatamente los que se rompen.

• Enseñarles a que no corran mientras tengan alimentos en la boca.

La asfixia por tóxicos inhalados se previene:

• Asegurando una buena ventilación en el sitio que tenga gases tóxicos.

• No utilizar carbón, leña o combustibles que eliminen humo denso, en cuartos cerrados, para calentar el ambiente.

• No mantener estufas de gas en cuartos cerrados, que se utilizan como habitación para dormir.

Plan Ceibal Licencia de Creative Commons- Reconocimiento- No comercial- Compartir bajo misma licencia