Teatro Larrañaga

En 1880 la ciudad de Salto ya era una población numerosa.

La sala de espectáculos, que había sido construida con el esfuerzo de toda la población, ya no tenía la capacidad para la misma. El público que asistía era muy numeroso en algunos eventos importantes. Se vio la necesidad de construir un teatro lo suficientemente amplio y moderno, que fuese reflejo fiel del progreso y nivel cultural alcanzado por la sociedad salteña. Se lo consideró como una imperiosa necesidad. Fue así que el entonces Jefe Político, Cnel. Teófilo Córdoba, quien el 12 de julio de 1880 reuúne en los salones de la jefatura, a los más caracterizados vecinos exponiendo sus ideas, que tuvieron entusiasta acogida. 


Con gran entusiasmo los vecinos presentes colocaron las primeras acciones de cien pesos, y se integró la primera comisión de esta sociedad civil, que tuvo como propósito realizar los trabajos previos para la concreción de tan importante aspiración. Era tal el orgullo y el entusiasmo de los pobladores, que en menos de una semana se había logrado el capital de $14.800, base segura para dar comienzo a la construcción.

Al comenzar a hacer realidad aquella obra quedó acordado que se llamaría "Larrañaga".

A los dos años de su construcción, aparecieron las osadas galerías sin sostén. Se dice que les fue probada su resistencia haciendo marchar sobre ellas un regimiento. Luego se fabricaron butacas, parrillas, telones, y se realizó la instalación de lámparas.

El 6 de octubre de 1882, el Teatro Larrañaga se vistió de gala para su primera e histórica función. Actuó la compañía de Oreste Cartocci con la obra "Hija Unica".

Así el Teatro iniciaba su largo camino de esplendor, enriqueciéndose de anécdotas y brindando cultura a la comunidad salteña, inclusive proyectando su nombre fuera de fronteras con una nómina sorprendente de artistas célebres que pisaron sus tablas. Numerosas placas testimonian hoy el pasaje de talentos como Salvini, Rossi, Aramburu, Oxilio, Cúneo, Luisa Tetrazzini, José Tallavi, Teresa Mariani, Leopoldo Frégoli, entre otros.

Cuatro años más tarde se completó la decoración y revestimiento de paredes.

No sólo fue espacio para obras dramáticas, conciertos y juegos florales, sino que fue tribuna de conferencias políticas. Fue sala de baile, lugar de concursos de murgas, y comparsas y, además se proyectó cine.

Posiblemente estas últimas fueron causas de la decadencia que lo llevaron a remate en 1932.Fue cerrado y abandonado.

Un grupo de personas gestionó su rehabilitación. En 1953 pasó a manos de la Intendencia Municipal.

La dirección de las obras le fue confiada al Arq. Herrera Mac Lean, y fueron llevadas a cabo por el Arq. José María Ambrosoni. Una vez terminadas las mismas, el entonces Presidente de la República don Luis Batlle Berres y su comitiva, se adhirieron al extraordinario acontecimiento que significó la reapertura del teatro.

Años más tarde la Asamblea de Socios, por amplia mayoría aprobó la sugerencia planteada por la Comisión Directiva en el sentido de donar el teatro al Gobierno Municipal.

El 20 de marzo de 1953 don Domingo Devotto Gutiérrez y el Dr. Juan José Muguerza, vicepresidente en ejercicio y secretario de la Sociedad Anónima Salteña teatro Larrañaga, ante la presencia del Esc. Fernando Irazoqui, donan dicho teatro a la Intendencia Municipal de Salto, representada en la oportunidad por el Intendente Arq. Armando I. Barbieri y el Secretario Carlos E. Diez. De esta manera la Intendencia Municipal asumía la obligación de pagar las deudas contraídas por la sociedad. El teatro fue reparado nuevamente entre 1977 y 1980.

El lunes 4 de octubre de 1982 se iniciaba el programa confeccionado por la Dirección y Comisión Honoraria Municipales de Cultura en el marco de la conmemoración del primer centenario del Teatro.

Actuó el coro Municipal bajo la dirección del Prof. Héctor Pintos Tognola, y posteriormente hubo un recital poético a cargo del primer actor de la Comedia Nacional Jorge Triador El martes 5 de octubre a la hora 20 quedó librada al público una vidriera céntrica evocativa de la historia del Teatro, trabajo realizado por el Instituto de Formación Docente y la dirección y comisión Honoraria Municipales de cultura.

Y el gran día del centenario, el 6 de octubre, a la hora 21 se presentó la Comedia Nacional con la obra de Federico García Lorca "La Casa de Bernarda Alba".

Antes de la representación de dicha obra se realizó un desfile de cuatro volantes con jóvenes vestidos con atuendos de la época por la calle Joaquín Suárez. Posteriormente la Banda Municipal dirigida por el Maestro Bautista Peruchena ejecutó el Himno Nacional y coloridos fuegos de artificio iluminaron la noche salteña.

 

Plan Ceibal- Creative Commons: Reconocimiento - No comercial - Compartir bajo la misma licencia